Palacio de Zambrano

EL PALACIO DE ZAMBRANO:

RECINTO DE ESPLENDOR Y LEYENDA

APUNTE HISTÓRICO

El Palacio de Gobierno fue construido por el comerciante y minero Juan Joseph Zambrano y Amaya a fines del siglo XVIII, es de hecho la construcción palaciega más impresionante, por su dimensión, en todo el norte de la Nueva España.

Posiblemente se terminó de construir hacia 1798, inmediatamente después, se inició la edificación del Teatro Coliseo (ahora Teatro Victoria) como uno de los anexos de la propia residencia de Zambrano, inaugurándose solemnemente en febrero de 1800.

La casa, con un amplio portal, se construyó en dos secciones, la entrada al poniente del portal, era la que daba acceso a la residencia, mientras que la entrada al oriente permitía el paso a la casa destinada para oficinas, tienda y bodegas. Aún así los aposentos principales se ubicaban en la planta alta y se complementaban con los del patio trasero.

Un año después de la muerte de Zambrano ocurrida en 1816, la mansión fue rentada al Gobierno de la Intendencia para establecer allí las oficinas de la corona española y la casa del intendente de la Provincia; luego de la consumación de la independencia, pasó a ser la sede del Gobierno del Estado y residencia de los gobernadores.

La propiedad se vió inmersa en un largo litigio en la sucesión de Zambrano, que se resolvió en los tribunales hasta 1837, a favor de los herederos de su segundo matrimonio, pero como durante los veintiún años que duró el litigio no se pagaron los derechos e impuestos correspondientes, la embargó el gobierno y se la adjudicó, pasando a ser propiedad del Estado.

En el Palacio de Gobierno despacharon por mucho tiempo los tres poderes, paulatinamente con el tiempo a principios del siglo XX el poder Judicial se estableció en otra casa de la ciudad y hasta 1978, el poder legislativo se trasladó a su nueva sede, el actual Congreso del Estado.

Durante el siglo XX la casa sufrió muchas remodelaciones y adaptaciones para que fuera funcional para el uso de oficinas, algunas de las intervenciones afortunadas como la realización de pinturas murales, otras menos afortunadas como la clausura de algunos patios, o los pisos que provocan las humedades que tiene el inmueble.

Paulatinamente en los últimos veinticinco años, vinieron desconcentrando la mayoría de las oficinas. Fue en diciembre de 2010 que cerró por completo para someterse a una intervención integral, para ser convertido en museo.

En la actualidad en sus interiores funciona el Museo Francisco Villa y dos museos de sitio: uno pequeño, dedicado a la historia de la residencia, en el que se pude conocer el proceso de transformación del inmueble a lo largo de su historia y otro más para recordar que aquí fue también sede del poder legislativo. En este museo de sitio del Congreso se exhiben las cinco constituciones que ha tenido el estado.

LO QUE NO DEBE DEJAR DE CONOCER

Patio Principal.  Al entrar al palacio por la puerta principal, encontrara en el zaguán dos enormes murales al óleo del pincel de Guillermo de Lourdes, realizados alrededor de 1934 y 1935, uno es una alegoría conocida como El trabajo en la hacienda porfiriana y otro denominado La acordada describe al reclutamiento antes de la Revolución. En el patio en la planta baja podrá reconocer otros murales del propio autor, en el muro frontal y sus laterales, ellos representan una Historia de la revolución y la lucha de facciones, el orden cronológico de la narración es de izquierda a derecha. Completa la obra mural de la planta baja, una serie de escudos de armas pintados al óleo  por Horacio Rentería Rocha entre 1935 y 1936.

La escalera principal tiene el trazo de una escalera imperial, con una rampa central que en el descanso se abre por ambos lados, los dos pequeños murales de la primera rampa son también obra del maestro De Lourdes de la misma época. Las alegorías pintadas en la parte superior del cubo de la escalera son  La llegada de Juárez a Durango aludiendo a su regreso triunfal tras la caída del Imperio, y el otro recuerda La fundación de Analco por los frailes franciscanos ambos murales son obra de  José Luis Sandoval.

En la planta alta los murales que corresponden al frente de la escalera fueron realizados por Guillermo de Lourdes y Horacio Rentería en 1935 y son la alegoría La Patria con los brazos abiertos cobijando al pueblo. El resto de los murales de los corredores de este patio son pinturas al fresco realizados por el maestro Francisco Montoya de la Cruz  entre 1950 y 1952. En el corredor oriente se puede apreciar el fresco La educación pública en Durango, en el corredor sur se encuentra el fresco La industrialización y el progreso de Durango y en el corredor oriente el llamado La agricultura y la minería en Durango.

Museo del Congreso. En el corredor sur de la planta alta del segundo patio, se puede acceder al los que fueron los salones principales del palacio. Este lugar fue hasta 1978 el Congreso del Estado, En lo que fue el salón de plenos, se puede admirar un espléndido mural al fresco que realizara el maestro Francisco Montoya de la Cruz en 1937 y es conocido como La Liberación de los Trabajadores. En una sala contigua se puede conocer la galería de gobernadores, colección que reúne la fotografía de la mayoría de los gobernantes del estado desde 1824 a la fecha.

Museo de sitio. En el acceso al patio trasero desde el patio principal, se localiza esta pequeña sala, donde se da cuenta de la historia del inmueble y sus transformaciones.

Patio de la casa anexa. Al lado poniente de la casa principal de Zambrano, se construyó con menos esplendor una segunda casa, que se destinó para albergar las oficinas, bodegas y tienda de Zambrano, actualmente se conoce como segundo patio. En la planta alta de este espacio se alojaban las oficinas, salas de juntas y  privados del Gobernador. El cubo de la escalera alberga un gran mural pintado en acrílico por el maestro Guillermo Bravo Morán, es una alegoría al papel del ferrocarril en la lucha  revolucionaria y en el desarrollo de México.

PARA MUY OBSERVADORES

  • Los bajantes del agua del patio principal, se construyeron dentro de las propias columnas, en una curiosa media caña de cantera que ocultan los tubos, Los tubos eran de plomo y aún se conservan, aunque en ocasiones se han tapado y ha sido necesario romper las canteras.
  • Las escaleras del cubo de la Casa Anexa, se conocen como escaleras de herradura porque se diseñaban con los escalones de muy poca altura, para que las bestias cargadas pudieran subir a la planta alta. Este diseño hace que el subir la escalera fatigue a las personas, a pesar de sus dos descansos.
  • Por la puerta ubicada al lado oriente de la escalera en la planta baja del patio principal, se puede observar. Por el pasillo a la primera oficina inmediatamente a la derecha, un Escudo de Armas tallado en el arco de la puerta atribuido a la heráldica de Zambrano, en realidad forma parte de las adecuaciones que hizo el Ing. Francisco Acevedo en los años 40 del siglo XX. De cualquier forma está cerrada esta oficina, solicite le permitan el acceso. Es una talla hermosa.
  • La casa contaba con una puerta secreta, aún en uso, a pesar de ser claramente visible pasaba desapercibida. Esta pequeña puerta comunicaba directamente a la planta alta y se localiza exactamente en la esquina de Bruno Martínez y 5 de Febrero. Ahora es uno de los accesos de una de las cafeterías del edificio, En la remodelación se suprimió ese paso discreto.

LEYENDAS

.De la casa se han dicho gran cantidad de leyendas, tal vez las más famosas son las relacionadas con la existencia del supuesto tesoro de Zambrano, que se dice fue encontrado hace unos 25 o 30 años; otras versiones dicen que la fortuna, aún sigue escondida, que las remodelaciones que se han realizado han sido para encubrir la búsqueda de la escurridiza riqueza. En buena medida estas leyendas se originaron de otro relato, que asegura que, en un gran subterráneo y varios túneles se ocultaron las riquezas, pues se afirma que Zambrano en una de las fiestas, cubrió el camino de su casa a la Catedral, con barras de oro y plata, que luego sepultó en la mansión.

DESCUBRIENDO NUESTRO PASADO

  • Zambrano era considerado a fines de la época colonial como el poseedor de una de las diez más grandes fortunas de la Nueva España.
  • El titulo nobiliario que ostentaba Zambrano era el de Caballero de la Orden de Santiago, aunque se le ha señalado en algunos relatos como Conde, nunca se le otorgó ese título.
  • El conjunto de la mansión de Zambrano en realidad eran varias construcciones intercomunicadas: Su residencia, la casa de su hermano Manuel Fernando al fondo, al frente junto a su residencia, la gran tienda con su bodegas y a tras de esta la fabrica de tabaco. Tenía además un gran portal frente a la casa plaza de por medio, donde funcionaban oficinas y, bodegas y talleres, además de los patios de servicio en la parte posterior de la residencia. El teatro, fue el último edificio que agregó al conjunto en 1800.
  • El Teatro Coliseo (ahora Victoria) era un anexo de la Casa, se podía entrar directamente de la casa al palco principal.
  • En la residencia de la casa durmió Benito Juárez en su camino de regreso a la ciudad de México de diciembre de 1865 a enero de 1866.
  • La ahora calle de Zaragoza se llamó durante muchos años como calle Zambrano, el jardín que se encontraba en lo que ahora es la Plaza IV Centenario, se conoció como Plaza de Zambrano y luego se le llamó Jardín Victoria. A la calle Bruno Martínez se le conocía como Del Coliseo, por el teatro.

UBICACIÓN

  • El Museo de Villa o Palacio de Zambrano se encuentra ubicado en pleno Centro Histórico a una cuadra de la Plaza de Armas, frente a la Plaza IV Centenario.
  • Se puede visitar de 10:00 a las 18:00 horas de martes a domingo. El precio de acceso es módico y ofrece diferentes descuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *